La monogamia, una opción y no un destino

  • 0

La monogamia, una opción y no un destino

La monogamia, entendida cómo una relación sexualmente exclusiva entre dos personas, sigue siendo un mandato social fuertemente arraigado y un ideal a alcanzar para muchos.

Culturalmente, la obligatoriedad de la monogamia no afecta por igual a mujeres que a varones. Para ellas, el castigo social por la transgresión es mucho más alto. Y en ese aspecto, las normas también son más o menos estrictas según el género en cuestión.

Silvia Aguirre, terapeuta sexual y sexóloga, asegura que ese ideal, para algunos, es alcanzado sin inconvenientes, mientras que para otros representa una fuente de malestar, un verdadero dolor de cabeza.

“En las relaciones a largo plazo, sobre todo, es frecuente que en algún momento, se cruce un vecino o un compañero que despierte aquello que difícilmente una pareja sostenida en el tiempo pueda aportar: la novedad. Puede ser que entonces, la pretensión de exclusividad se vea jaqueada”, grafica la especialista.

pareja, dudas y tensiones que se convierten en un tembladeral.

Aparece frecuentemente la pregunta ¿se habrá terminado el amor?, con la idea implícita de que deseo y amor son lo mismo, desconociendo incluso que se está haciendo referencia al amor romántico y que éste difícilmente dure y resista a las inclemencias de una vida en común.

El amor maduro, como cuidado y aceptación de la otra persona, no se presenta necesariamente con las mariposas en el estómago o el pensamiento constante en el otro. “Muchas veces, se convive con dos necesidades fuertes contrapuestas, como son la de estabilidad y la de novedad o cambio”, aclara Aguirre.

Cómo responder, entonces, a una posible necesidad personal de estabilidad y confort que encuentra su más marcado refuerzo en el mandato y presión social por un lado y la tendencia a lo nuevo y lo sorprendente por el otro.

“Para algunos, la necesidad del amparo de la pareja estable prima, en consecuencia, más o menos conscientemente deciden reprimir la posibilidad de terceras personas. Otros, un número considerable al decir de algunas encuestas, viven dos historias, la oficial y la paralela con mayores o menores tensiones internas”, describe la sexóloga.

Lo nuevo de lo viejo.

En esa bifurcada, un tercer grupo decide desandar otros rumbos. Optan por encontrar en la pareja estable una fuente de innovación y dedican tiempo y energía a la búsqueda de placeres nuevos dentro de ese vínculo. Combaten conscientemente la rutina y su posible efecto en la disminución del deseo o alguna que otra disfunción sexual relacionada con ella. En estos casos, además, deben coincidir ambos miembros en esa búsqueda, porque para uno sólo se vuelve improbable el hallazgo de las respuestas adecuadas.

Aguirre aclara que también están los audaces. Aunque son minoría, algunos acuerdan que tendrán un vínculo con estabilidad pero sin exclusividad sexual. “Las parejas abiertas son una posibilidad que intenta contemplar la complejidad humana, integrando las diferentes necesidades sin desconocer ninguna. Pero, a su vez, tienen que lidiar con inconvenientes también humanos, como son los celos”, agrega.

Otros, deciden no tener vínculo estable y priorizar el cambio y la creatividad sin permanencia. Van variando a lo largo de su vida por estas u otras posibilidades alternativamente, según su etapa vital, sus crisis personales y sus búsquedas.

  • Sin molde

» No existe un modelo único ni una receta mágica frente a la complejidad de las personas y sus mundos internos.

» Cambiar los juicios por comprensiones ayuda en esa búsqueda.

» Dejar de juzgar e intentar comprenderse y comprender a los demás.

» Pensar opciones diversas que, lejos de excluir las distintas necesidades sexuales de las personas, las incluyan.

» Aceptar la diversidad.

» La monogamia debe ser una elección personal y no un mandato o una presión social que oprima a quien no la quiera o pueda cumplir.


  • 0

Síndrome del hombre gruñón: la respuesta sexual después de los 50 años

Los varones, después de los 50 años, pueden experimentar síntomas similares a los de la menopausia en la mujer. Una sexóloga explica qué es la andropausia, o síndrome del hombre gruñón.

En los últimos años, diferentes estudios científicos demostraron que el climaterio no es exclusivo de las mujeres. Salvando las distancias, la andropausia, conocida como la crisis de la mediana edad en el hombre, también provoca cambios en el organismo de ellos. Además de los relacionados a la función sexual, también afecta el plano anímico y emocional.

Siempre se le prestó mucha menos atención a las modificaciones que los varones suelen experimentar entre los 45 y los 55 años aproximadamente.

En cambio, se habló de las dificultades que las mujeres notan durante el climaterio o menopausia. Sin embargo, en distintos lugares se está estudiando el síndrome de irritabilidad masculina, o síndrome del hombre gruñón.

Al respecto, la sexóloga Silvia Aguirre aclaró que ciertos cambios conductuales no se deben a que los varones son así cuando se van poniendo viejos. Eso, remarcó, llevaría a una naturalización de un cuadro que merece ser atendido.

“Las modificaciones anímicas que se presentan en los varones impactan negativamente en sus parejas, familias y allegados, convirtiéndose a veces en seres hoscos, agresivos y aislados, con los cuales resulta muy difícil establecer una comunicación, ya que rápidamente reaccionan negativamente”, detalló la especialista.

Al menos la mitad de los hombres mayores de 50 años sufre la menopausia masculina. Este síndrome se inicia con cambios sutiles que, por lo general, se atribuyen al estrés, la depresión o la propia edad. de hecho, la mayoría de los estudios científicos explican este síndrome sólo a partir de una baja en la testosterona u hormona masculina, pero dejan de lado los aspectos vinculados con lo psicológico o lo social.

“Por eso se torna fundamental que los varones mismos, las familias y los profesionales de la salud, reconozcan y hablen sobre esta recurrente situación, buscando una modificación saludable e integral a la misma”, recomendó la sexóloga.

Síntomas

Cansancio

Irritabilidad

Debilidad muscular

Baja del deseo sexual

Dificultades en la erección

Ansiedad

Desesperanza

Chatura emocional

Poca expresión de los afectos

Dificultades en la concentración

  • La mitad

Al menos un 50% de los varones alrededor de los 50 años muestran síntomas del climaterio masculino.


  • 0

No tengo ganas de tener sexo con mi marido

La falta de deseo sexual, un problema frecuente en tiempos modernos. Lo cuenta la sexóloga Silvia Aguirre.


Mariana, barrio San Vicente

No tengo ganas de tener sexo con mi marido. Al punto de que prefiero que no duerma conmigo. Yo siento que lo amo, pero nada más. ¿Me tengo que separar? ¿Tengo que intentar yo un acercamiento, ponerle onda?

No se trata de ponerle onda, ni de separarse.

Creo que sería importante que hagas una terapia para poder tener más en claro qué es lo que realmente te está pasando a vos.

A veces son cuestiones individuales, a veces tienen que ver con la pareja, a veces ambas. No se puede adivinar y hay que ser cuidadosos en estos puntos.

Sabemos que hay un síntoma que es la falta de deseo. Hay que averiguar, en tu caso particular, por qué es.

 


  • 0

Tienen solución los problemas sexuales

La sexóloga Silvia Aguirre explica cómo el entorno puede repercutir en la vida sexual de las personas.

Andrea, barrio San Vicente

¿Los problemas sexuales tienen solución? ¿O pasa todo por una cuestión psicológica?

Los problemas sexuales, en general, tienen solución. Lo cierto es que en su mayoría dependen de razones psicológicas. Entonces, el tratamiento sexológico tiene una parte que atiende a todas las razones psicológicas que puedan estar interviniendo para que los resultados, en cuánto a vida sexual, no sean los esperados.

Todas las presiones, las frustraciones, los cambios, los miedos, etcétera, pueden repercutir en la vida sexual y colaborar para que la calidad de la misma se vea afectada.

 


  • 0

Relaciones sexuales: la falta de deseo

El deseo no se mide en esperable o deseable. La sexóloga Silvia Aguirre detalla algunas causas.

Germán, barrio Las Palmas

Mi mujer no quiere tener sexo todos los días. Sé que no me engaña ni mucho menos. ¿Qué le puede estar pasando?

No todas las personas tienen el mismo nivel de deseo y eso no es, en sí mismo, una enfermedad o algo a tratar.

La misma persona puede ir modificando su nivel de deseo en base al paso del tiempo o a distintas situaciones internas o externas que la afecten.

También las dificultades en la pareja pueden modificarlo, pero lo importante es recalcar que no hay un nivel que sea esperable o deseable.

El deseo es en sí mismo inestable y las presiones actúan en su contra. A mayor presión, menos nivel de deseo en general.

Ser flexibles en cuanto a las modificaciones que el deseo puede presentar a lo largo de la vida, es un buen comienzo.

 



  • 0

Encuentros sexuales diferentes

El orgasmo no es una obligación ni la única forma placentera de la sexualidad. Lo explica la sexóloga Silvia Aguirre.

Aníbal, Santa María de Punilla

¿Hay alguna postura para que mi mujer llegue antes al orgasmo?

En general, es positivo buscar posturas que favorezcan la estimulación del clítoris. Si lo que se busca es una posición con penetración, es importante recordar, Aníbal, que la penetración no es el mejor estímulo para la mujer, ya que el órgano sexual por excelencia, luego del cerebro es el clítoris.

Hay muchas formas de tener encuentros sexuales, que no involucran necesariamente a la penetración, ya que ésta es sólo necesaria para el sexo reproductivo y no para el placentero. Es enriquecedor buscar nuevas alternativas y no encerrarse en querer repetir la única fórmula conocida, más bien, todo lo contrario.

Si hay dificultades, que son esperables, para tener un orgasmo con penetración, en vez de buscar más penetración o distinta penetración, desafiar la creatividad buscando alternativas y teniendo presente que tampoco el orgasmo es una obligación o la única forma placentera de la sexualidad.

 


  • 0

Algunos datos sobre el orgasmo femenino que quizá no conocías

La sexóloga Silvia Aguirre responde la consulta de los lectores.

Axel, Ampliación San Pablo

¿Las chicas tienen que eyacular para tener un orgasmo o puede ir por separado?

El orgasmo femenino, en general, no va acompañado de la emisión de algún líquido en particular.

Ocurre, sí, que puede haber mayor lubricación en ese momento, pero es sólo eso.

En raras ocasiones, se produce la expulsión de un líquido por la uretra, que puede ser orina.

Ocurre algo distinto que en el varón, en quien generalmente el orgasmo se acompaña con la emisión del líquido espermático.

 



  • 0

La comunicación en la pareja

La sexóloga Silvia Aguirre habla sobre la importancia de aprender a pedir en la pareja las cosas que generan placer.

Doris, Parque Liceo

Tengo 60, pareja nueva y no me animo a pedirle sexo oral, ¿cómo hago?

La comunicación es un eje importante a desarrollar dentro de la pareja. Es aconsejable tratar de ir creciendo en ese aspecto para que, con el tiempo, vayan disminuyendo los temas difíciles de tratar.

Pero si todavía no es eso posible, tal vez una forma pueda ser hablar del tema, en general, sin personalizar, sin pedir explícitamente, pero dando el indicio claro de que es un ítem del cual se puede conversar sin inconveniente.

Así y todo, Doris, lo esencial es que puedas llegar a pedir amorosamente aquello que te causa placer.

 


  • 0

Algunas claves para aumentar el deseo sexual

La sexóloga Silvia Aguirre aporta algunos datos a tener en cuenta sobre todo en parejas con muchos años de convivencia.

Olga, barrio Jardín

¿Qué puedo hacer para aumentar el apetito sexual de mi pareja?

Olga, para poder responderte mejor a tu inquietud sería conveniente conocer si hay algún problema concreto o si tu intención es prevenir que surjan inconvenientes.

Si fuese esta última la opción, se puede recurrir básicamente a romper con la rutina, salirse de lo clásico y repetido. Pensar, por ejemplo, en alguna transgresión que consideres posible de realizar y a la que hasta ahora no hayan recurrido.

Hay que tener presente que el deseo es, muchas veces, el deseo de lo nuevo, de lo que no se tiene. Por eso, sobre todo en parejas de larga data, incluir el componente de la novedad se vuelve muy recomendable en general.

 


  • 0

Funciona o no la comida afrodisíaca

La sexologa Silvia Aguirre explica la diferencia entre el alimento en sí y el ritual que rodea su preparación.

Maite, Alta Córdoba

¿Funciona la comida afrodisíaca? Algunos ejemplos.

Funciona la preparación si lleva ese propósito. Es decir, si lo hacés como una ceremonia en la cual el objetivo es la búsqueda del placer, de la exaltación de los sentidos. Si esto es así, lo que cocines tendrá ese efecto.

Es claro que una preparación cuidadosa y detallada dará mejores resultados, como así también el modo en el que sea presentada en la mesa y cómo la coman, despacio, con luz tenue, con música adecuada. Si le das de comer o te da de comer en la boca, si usan los mismos cubiertos, si se sientan juntos o si cuidan la posibilidad de mirarse a los ojos.

Todos esos detalles contribuyen a que una comida realce el disfrute.

 


  • 0

Relaciones sexuales diferentes y divertidas

Las relaciones a largo plazo tienden a opacar la creatividad y la curiosidad. La sexóloga Silvia Aguirre cuenta cómo se puede revertir.

Luisina, barrio Jardín

¿Cómo puedo tener relaciones sexuales diferentes y divertidas? Algunos consejos.

Lo que tiende a perderse en general en las relaciones a largo plazo es la creatividad, la curiosidad y la posibilidad de incluir el juego dentro de la relación sexual. Y eso conlleva una suerte de aburrimiento que se va aumentando si la tendencia no se revierte.

Podrías imaginar distintas situaciones, sola o en pareja, y escribirlas. Luego, comentarlas en común. Ver qué hay de distinto en las mismas, considerar qué de eso sería factible de llevar a la práctica, por ejemplo.

Volver a mirar el cuerpo de tu pareja con detenimiento al igual que el tuyo. Hacer mapas de las zonas más sensibles.

Inventar distintos juegos de rol, introducir sorpresas. Asegurarte de que no sea todo siempre igual.

Esto requiere de una preparación. Dedicarle tiempo al cambio es indispensable. Tiempo para programar y buscar los objetos que pudieras llegar a necesitar.

 


  • 0

Cómo aprender a pelearse en pareja – Radio Aires de Santa Fé

Las peleas en las parejas son un ingrediente que nunca falta. Sin embargo, se puede aprender a resolver las diferencias sin desgastar el vínculo. Al respecto, hablamos con la sexóloga Silvia Aguirre

Las peleas en la pareja son un ingrediente que nunca falta. Sin embargo, se puede aprender a resolver las diferencias de un modo distinto. La sexóloga Silvia Aguirre escribió un decálogo y explicó por A Media Tarde cómo discutir sin desgastar el vínculo.

“La pareja es un tipo de relación absolutamente exigente, más que cualquier otro tipo de vínculos que tenemos en la vida. En cada aspecto pueden aparecer inconvenientes, que van a ser solucionados de mejor manera si hay una buena comunicación” sostuvo Aguirre y agregó: “si no hay comprensión las personas tienden a alejarse y a actuar por suposiciones propias, sin saber lo que realmente le pasa al otro”.

La sexóloga afirmó que el mundo contemporáneo aporta dificultades extras. “En este momento, además de la cantidad de cosas que atraviesan a la pareja, está el tema del poco tiempo que se comparte por las exigencias externas de la vida cotidiana“, explicó.

En cuanto a los 10 puntos que conforman el decálogo, Aguirre sostuvo que “es difícil poder elegir uno solo como el más importante, porque todos están muy vinculados con los demás, pero si tuviera que elegir uno sería el de poder escuchar realmente a la otra persona. Es imprescindible poder frenar el propio ruido, las propias ideas y poder escuchar de verdad lo que el otro tiene para decir. Generalmente tenemos una idea de lo que nosotros queremos y para nosotros esa es la verdad absoluta. Y, además, establecemos una serie de suposiciones sobre lo que el otro piensa. Esto inhabilita la posibilidad de que pueda haber un acercamiento”, analizó.

La entrevistada agregó: “No creo que la pareja tenga que ser eterna por obligación, pero sí creo que hay muchas cosas que se pueden ir mejorando para durar más y llevarse mejor”.

Finalmente, respecto al mito de que “los problemas de pareja se solucionan entre las sábanas”, la profesional argumentó que “el sexo no soluciona los problemas: en estos casos puede servir, incluso, para tapar situaciones que luego pueden explotar”.

Los 10 mandamientos para aprender a pelear en la pareja

1. No acumularás.

2. Pedirás sin exigir.

3. No adivinarás.

4. No descalificarás.

5. No interrumpirás.

6. Mirarás a los ojos.

7. Hablarás desde la confianza, evitando la ironía.

8. No elevarás el tono de voz.

9. Recordarás que en esa discusión es la pareja la que tiene que ganar.

10. Sólo discutirás si estás en dominio de vos mismo.



  • 0

Cómo usar correctamente un preservativo

Algunas recomendaciones de la sexóloga Silvia Aguirre para un uso correcto.


Gerardo, barrio José Ignacio Díaz

¿Existe alguna técnica para aprender a usar el preservativo?

Existen algunas recomendaciones, entre ellas:

Comprar preservativos que estén debidamente testeados. A esto podés verlo en el envase, donde se especifica.

Fijarse en la fecha de vencimiento.

Guardarlos hasta su uso en lugares resguardados en los cuáles no pueda estropearse o romperse el envase. Abrirlo al momento de usarlo, no antes.

Debe usarse durante toda la relación sexual y no sólo al momento de la penetración.

Hay que colocarlo con el pene en erección.

Asegurarse de que el reservorio destinado a alojar el esperma se encuentre sin aire al momento de la colocación, por lo cual es mejor tenerlo apretado entre los dedos, mientras se desliza por el cuerpo del pene el resto del preservativo.

Durante el encuentro, estar atentos a que no se haya roto o salido.

Al momento de retirarlo, hacerlo con delicadeza, sosteniendo el reservorio y no arrojarlo dentro de inodoros.

 


  • 0

Cómo generar intimidad cuando tenés hijos pequeños

Los consejos de la sexóloga Silvia Aguirre para que puedas vivir tu sexualidad sin estar pendiente de “terceros”.

Gimena, Las Palmas
Tenemos un pequeño de tres años. Cada vez que logramos que se duerma e iniciamos un acercamiento con mi marido, se levanta. Estoy todo el tiempo más pendiente de eso que del propio encuentro ¿Qué puedo hacer?

Lo primero a considerar es si duerme con ustedes. Si es así, hay que modificar esa situación. Los niños deben tener su propio espacio e intimidad al igual que sus padres. Si tiene su espacio, hay que acostumbrar a los niños a que los padres pueden tener la puerta de su habitación cerrada y que en ese caso, se debe golpear la puerta antes de entrar. La puerta de la habitación de los padres debe tener llave, de modo tal de poder cerrarla adecuadamente en el momento de la intimidad para poder relajarse mejor. Si tenés todo eso y persiste la situación, habría que pensar en otras posibilidades y, en ese caso, te diría que sería conveniente realices una consulta profesional.


  • 0

Qué son las relaciones tóxicas

La sexóloga Silvia Aguirre advierte que este tipo de relaciones no sólo se da en la pareja.

Horacio, Los Álamos
¿Qué son las relaciones tóxicas?

Las relaciones tóxicas son aquellas que de alguna manera dañan a las personas involucradas, que no les permiten crecer, que las llenan de pesar, de angustia, que no les permiten desarrollar su autoestima ni su alegría de vivir.

No sólo las relaciones de pareja pueden ser tóxicas. Las relaciones de amigos, familiares, de vecinos pueden serlo si responden a estas características.

Debemos tener presente que somos seres sociales y que necesitamos de las relaciones con las demás personas, pero eso nunca es a cualquier precio.


  • 0

Cómo hablar con la pareja sobre la falta de deseo sexual

Muchas veces, amor y deseo no van de la mano. La sexóloga Silvia Aguirre explica cómo hablar de falta de deseo en la pareja.

Paula, barrio Ampliación América

¿Cómo puedo hablar con mi pareja sobre la falta de ganas de tener relaciones que estoy experimentado? Yo a él lo sigo amando igual.

Paula, amor y deseo pueden no estar juntos. Tendríamos que pensar bien si lo que te está pasando es algo temporal, por una crisis, por un cambio físico o emocional en tu vida o si tiene que ver con las modificaciones que puede tener el deseo a lo largo de la relación de pareja.

Te diría que lo primero es no dramatizar. No suponer que hay algo más en primera instancia. Buscar formas que puedan resultarte atractivas y novedosas, de provocar situaciones sexuales que no necesariamente lleven a un coito. Jugar, reírse juntos.

Si esto no encuentra la respuesta que querés, sí te diría que busquen una consulta con un profesional.


  • 0

Consejos para soltarte más con tu pareja

Viviana, B° Colercial: Quiero soltarme más, jugar con mi pareja y pasarla mejor, ¿cómo hago para animarme?

RT: Por lo pronto, me parece un avance que te lo plantees y lo tengas como un objetivo. Ese es un buen punto de partida. Lo que sigue es comenzar a explorar tus fantasías y ver qué surge de ellas. Podés, por ejemplo, comenzar por escribir algo que quisieras realizar y que no te atrevas. El sólo hecho de escribirlo ya es un avance. También podés buscar cuentos o literatura erótica y ver si algo de lo que leas te sugiere una posibilidad. Otra opción es hablar con tu pareja y comentar esta inquietud y examinar lo que a él o ella le ocurre al respecto. También podés consultar en alguna página de Internet sobre variaciones sexuales; tal vez allí aparezca algo que te resulte estimulante. ¡Adelante con las pruebas!


  • 0

Los límites en una pareja

Paola, B° Los Bulevares: Si algo no nos interesa o no nos gusta, ¿debemos hacerlo?

El deber en sí mismo es contrario a la posibilidad del disfrute y del contacto con el propio ser. Hacer algo por obligación en materia sexual es atentar contra la posibilidad de vivir la sexualidad saludablemente. Es importantísimo hacer sólo aquello que se quiera, y de ninguna manera realizar cualquier acción que no se desee. Si las personas no se sienten presionadas, es probable que puedan disfrutar mucho más y expresen sus más profundas emociones. De seguro, actuando de esa manera, van a extraer lo mejor de si mismas.